22 y 23 de Abril | Curso Elías Capriles de especialización 1 – Los enfoques transpersonal y antipsiquiátrico, y el mindfulness

 

Curso Elías Capriles de especialización 1 – Los enfoques transpersonal y antipsiquiátrico, y el mindfulness.

Este curso, no está organizado por Kundusling pero tendrá lugar en su sede del Pasatge de la Pau 10 Bis 3º 1ª de Barcelona (muy próximo a la estación de metro de Drassanes)

En este posgrado se pondrá énfasis en la distinción entre normalidad y cordura o salud mental, explicándose por qué la normalidad —en la cual se está circunscrito a lo que se considera como los límites de la persona, tanto física como psicológica— puede ser considerada como una grave enfermedad mental, y cómo las vivencias transpersonales pueden ser determinantes en el proceso que conduciría hacia una genuina salud mental. Del mismo modo, se explicará por qué lo que se considera como psicosis y lo que se considera como trastornos de personalidad pueden ser en gran parte procesos de autocuración en busca de una genuina salud mental.

Finalmente, desde este marco se emprenderá un entrenamiento provisional en mindfulness para psicoterapeutas, con el énfasis en ir más allá del mindfulness, descubriendo el rigpa. Aparte de los beneficios que esto puede aportar al terapeuta en términos de su propia salud mental, también puede capacitarle para evitar lo que Freud designó como contratransferencia —una de cuyas manifestaciones es el modo en que afecta las diagnosis que se hacen en la psicología clínica y la psiquiatría—. Estudios controlados han mostrado que los terapeutas que practican mindfulness desde esta perspectiva son mucho más efectivos que quienes no lo hacen. Si ello es así, cuánto más beneficioso sería ir más allá del mindfulness, de modo que no sólo pueda el psicoterapeuta abstenerse de realizar proyecciones en sus clientes o pacientes, sino que tenga la posibilidad de ir gradualmente liberándose de la identificación con una identidad que se haya en la raíz de la necesidad de proyectar aspectos de sí en otras personas (lo que la psicología Gestalt, en base a lo que Jung llamó el arquetipo de la sombra, designa como dinámica de la sombra).

Temas que trataremos en el posgrado:

a) Criterios de salud y enfermedad mental: el budismo, Korzybski, enfoque fenomenológico de los llamados “antipsiquiatras”.

b) Por qué en base a los criterios en cuestión es la normalidad una enfermedad mental.

c) La venenosa visión tradicional (enfatizada por Freud) de lo transpersonal como patológico.

d) El poder curativo de algunas psicosis e incluso de algunos trastornos de la personalidad.

e) Diferencia entre las psicosis y los trastornos de la personalidad, por una parte, y lo que sucede en un genuino Sendero espiritual, por la otra (abajo se cita un ejemplo tomado de un artículo mío que se publicó en Guadalajara, México)

f) A diferencia de lo que le ocurre a alguien que, sin quererlo ni entender lo que le está sucediendo, es precipitado por circunstancias externas y una dinámica endógena en un proceso de desrealización, que lo confunde y en contra del cual lucha (ya que todo le dice que en esa dirección hay un abismo, hay bestias salvajes [Laing]), en un genuino Sendero espiritual, en cambio, la desrealización no se experimenta como algo patológico que le ocurre al individuo en contra de su voluntad; dependiendo de la capacidad del individuo, puede incluso resultar en gran alegría. En este último caso, el Sendero comienza con experiencias ilusorias de vacuidad, sigue con la vivencia de la vacuidad en cuanto verdad absoluta, y culmina con la estabilización irreversible de la verdad absoluta.

Un maestro Chán / Zen lo relató de este modo:

“Cuando comencé a practicar el Zen para mí las montañas eran simplemente montañas y los ríos eran simplemente ríos. Cuando me adentré en la práctica del Zen para mí las montañas dejaron de ser montañas y los ríos dejaron de ser ríos. Cuando alcancé la verdad del Zen, las montañas llegaron a ser verdaderamente montañas y los ríos llegaron a ser verdaderamente ríos”.

En efecto, inicialmente el individuo experimentaba todo en términos de conceptos potenciados que distorsionaban lo percibido y le hacían sentirlo como algo familiar, en cuanto percibía todo en términos de memorias. Luego experiencias ilusorias de vacuidad desrealizan esta falsa realidad. Y finalmente se disuelve la experiencia en términos de pensamientos potenciados que se derivan de la memoria y se aprehenden todos los entes en su desnudez, como (son) en verdad.

g) Finalmente, la mayor parte del postgrado estará dedicado a la práctica del mindfulness, aunque, a quienes tengan la vocación para ello, se les señalará la existencia de otras prácticas —pertenecientes a la enseñanza Dzogchén— que podrían permitir ir más allá del mindfulness y descubrir la verdadera condición.